Otoño en la Universidad Feminista

IMG-20171102-WA0000-1000x750

Tras estos meses de verano volvemos con nuestra actividad en la Universidad Feminista. Este nuevo curso nos lo planteamos más colectivo y abierto a todas las personas que quieran colaborar con nosotras en el II Ciclo de Cultura y Feminismos. Por este motivo, os proponemos (re)encontrarnos los tres últimos lunes de cada mes hasta noviembre, es decir, los días 24 de septiembre29 de octubre26 de noviembre a las 19:00hs en el Espacio de Encuentro Feminista (c/Ribera de Curtidores, 2, 1ª planta). En esos tres días haremos asambleas en las que perfilaremos el nuevo ciclo de 2019 (fechas, invitadas y actividades…), que realizaremos, en principio, entre enero y mayo.

¡Os animamos a reservar los días para que podamos construir entre todas el II Ciclo de Cultura y Feminismos!

Además de estas asambleas, estamos preparando un ciclo de lectura en otoño sobre la última novela de Emma Cohen, Asuntos interiores, publicada por La Oveja Roja este año. Pronto ofreceremos más información en este blog.

Anuncios

Sesión de evaluación del seminario “Cultura y feminismos” 21 de mayo de 2018

thumbnail

Al final de la última sesión de nuestro seminario dedicamos un tiempo a realizar una asamblea para evaluar el curso y estas son algunas de las ideas que salieron:

CONTENIDO 

En referencia a los temas tratados a lo largo del seminario, y a su heterogeneidad, se valoró muy positivamente que se trataran contenidos novedosos y que se recuperaran temas originales, menos conocidos.

Se propuso que en años sucesivos tratemos de coordinar a las invitadas entre sí, para que se trate una misma línea teórica o práctica, aunque se haga desde géneros, perspectivas o manifestaciones artísticas diferentes. Esta transversalidad nos puede ayudar a difuminar un poco el formato de ponencia.

Con respecto a las sesiones, varias personas sugirieron la posibilidad de realizar dos o más sesiones sobre un mismo tema, puesto que este año algunas de las sesiones se quedaron un poco escasas de tiempo y habrían dado juego para desarrollarlas más en profundidad.

Con respecto a los materiales, se propone que se hagan llegar antes los textos para que cada cual tenga suficiente tiempo para leerlos antes de las sesiones.

ORGANIZACIÓN

En cuanto a la comunicación y la información, se valora positivamente tanto los avisos por correo como el uso del blog y, para próximas ediciones, nos proponen pedir y que se compartan los materiales que usen lxs profesorxs como PPTs, PDFs, etc.

Es importante para nosotras que el blog sea un espacio abierto y compartido entre todas. Sugerimos, entonces, que quien quiera aportar algo (realizar algún resumen de sesiones, ofrecer textos informativos sobre cualquier tema en la línea de nuestros intereses, etc.), lo haga libremente. Carol y Marta se propusieron como ‘editoras’ para recibir los manuscritos y editarlos en el blog, pero se trata de que este sea un espacio compartido.

Nuestro intención al diseñar el curso es que fuera un ciclo abierto, en el que se pudiera asistir a diferentes sesiones sin ningún compromiso y sin ninguna continuidad si no se deseaba. Nos comunicaron que esta idea no la transmitimos tan claramente y que hubo gente que pensó que tendría que asistir a todo.

Por otro lado, nos instaron a hacer más difusión en general porque había gente que se había enterado muy tarde del ciclo.

Una de las cosas en las que hemos fallado este año es en la puntualidad. Nos hacemos un llamamiento a nosotras mismas las primeras para empezar a nuestra hora y acabar también a tiempo, por respeto tanto a lxs compañerxs que llegan pronto como a Mari Ángeles, la trabajadora del Espacio de Encuentro Feminista que tanto nos ha cuidado.

ESPACIO 

Se valoró muy positivamente el Espacio de Encuentro Feminista, donde realizamos la mayoría de las sesiones. Nosotras desde la organización queremos agradecer todas las facilidades y todos los cuidados que hemos recibido tanto por parte de las técnicas como de las trabajadoras.

Por otro lado, la movilidad de lugares para celebrar el seminario fue una opción bien acogida. Si este año hicimos una sesión en el teatro La Puerta Estrecha, la idea es que en años sucesivos tengamos también libertad para realizar sesiones en lugares idóneos según el tema que tratemos.

PARTICIPACIÓN 

Una de las ideas que salió, con relación al grupo de asistentes que hemos formado, es que tratemos de ‘hacer más grupo’, de manera que todas nos sintamos integradas y formemos parte de la organización y coordinación de la Universidad Feminista. Para ello será interesante pedir a quien coordine las sesiones que aplique dinámicas más colaborativas, ya que desde las primeras sesiones debemos fomentar la interacción entre la gente.

20180521_210607

Última sesión: cómo construir la historia del cine de las mujeres

thumbnailEn la última sesión, Sonia García López nos planteó la necesidad de buscar herramientas para escribir una historia del cine de las mujeres, cuya discontinuidad y marginalidad dificulta su sistematización. Comenzó presentando a algunas creadoras de vanguardia que supieron aprovecharse de su propia marginalidad para crear un lenguaje nuevo, a través de la técnica cinematográfica y de su lugar como cineastas.

alice1-620x420
Alice Guy

A partir del texto de Laura Mulvey, “Placer visual y cine narrativo“, un clásico cuando hablamos de teoría feminista con relación al cine, Sonia presentó los trabajos de Alice Guy y Maya Deren, pero reivindicó también la necesidad de distanciarnos de los “hitos” cinematográficos. No se trata tanto de establecer quién fue “la primera cineasta en”, sino de tener en cuenta que, por su discontinuidad y marginalización, las mujeres ocupan otros espacios que no tienen que ver con la primera fila o la ‘genialidad’, sino con el trabajo constante e invisibilizado en todos los aspectos del montaje de una película.

Así, debemos alejarnos de la obsesión por destacar individualidades, como ha sucedido en la historia del cine masculino, donde todo el trabajo colectivo que supone realizar una película se ha visto reducido al protagonismo del director. Para ello, Sonia presentó el concepto de “autoría estratégica”, estudiado por Susan Martín-Márquez, que pone sobre la mesa otras maneras de considerar a las autoras, a partir de sus trabajos como montadoras (es paradigmático el caso de Margarita Ochoa) o intérpretes, y la importancia que sus decisiones podían tener en la cadena de montaje.

Por último, terminamos revisando la obra de la directora chilena Carolina Astudillo, cuyo documental El gran vuelo (2014) nos invita a interrogar el pasado desde el presente, legitimando así fragmentos del pasado que nos permitan reconstruir esa historia discontinua de las mujeres en el cine.

Creadoras en el cine de vanguardia

El próximo lunes 21 tendrá lugar nuestra última sesión del ciclo ‘Cultura y Feminismos’. Atención: esta vez la sesión comenzará a las 18:30h, para que la última media hora podamos hacer un balance del curso y pensar en posibilidades para el año que viene.

7D9Esta última sesión será coordinada por Sonia García López y en ella exploraremos las razones históricas y culturales de la marginalización de la mujer en el campo de la dirección cinematográfica. Pondremos el foco en el cine experimental y de vanguardia en tanto que territorio fértil en el que las mujeres han dado rienda suelta a la creatividad sin tener que atenerse a las restricciones económicas e ideológicas impuestas por el cine patriarcal dominante. Para profundizar en estos aspectos, trazaremos una pequeña panorámica histórica por el cine de vanguardia realizado por mujeres, remontándonos a los orígenes del cinematógrafo (con figuras como Alice Guy Blaché o Lois Weber) y realizando incursiones en diferentes momentos de la historia del cine. El análisis de las películas de Germaine Dulac, Maya Deren o Marie Menken nos permitirá, de este modo, tomar conciencia de problemáticas históricas como la división sexual del trabajo en el campo del arte y el cine.

Sonia nos propone dos cosas para preparar con antelación la sesión. La primera es pensar en cómo responderíamos a estas preguntas:

  1. Si te planteases hacer una película, ¿qué tema elegirías?
  2. Si eligieras representar a una figura femenina, ¿cuál escogerías?
  3. A la hora de contar esa historia en imágenes, ¿cómo lo harías? ¿Qué materiales emplearías?

Y la segunda es la lectura de este texto de Maya Deren, “La magia es nueva“, de 1946.

Sexta sesión: clase, cuerpo e indigenismo en las escritoras latinoamericanas

Literatura latinoamericana contemporánea: mujer y escritura

El próximo lunes 7 tendremos nuestra penúltima tarde del ciclo ‘Cultura y Feminismos’. Raquel Arias Careaga, quien coordinará la sesión, nos propone analizar el lugar desde el que se expresan diversas escritoras latinoamericanas, los conflictos de clase y de raza a que se enfrentan, las búsquedas expresivas a que someten su propio lenguaje y las propuestas que desde posiciones feministas se pueden encontrar en sus textos.

Estos son los materiales con los que trabajaremos:

  1. Fragmentos del diálogo entre dos personajes de la novela Tristana (Benito Pérez Galdós, 1892, capítulos XIII y XIV):

    T: Yo te quiero con toda mi alma; segura estoy de no poder vivir sin ti. Toda mujer aspira a casarse con el hombre que ama: yo no. […] Yo te quiero y te querré siempre; pero deseo ser libre. Por eso ambiciono un medio de vivir, cosa difícil ¿verdad? […] Pero yo pregunto: ¿es locura poseer un arte, cultivarlo y vivir de él? ¿Tan poco entiendo del mundo que tengo por posible lo imposible?
    […]
    H: Pero tú – agregaba – eres una mujer excepcional, esa regla1 no va contigo. Tú encontrarás la fórmula, tú resolverás quizás el problema endiablado de la mujer libre…
    T: No ceso de echar pestes contra los que no supieron enseñarme un arte, siquiera un oficio, porque si me hubieran puesto a ribetear zapatos, a estas horas sería yo una buena oficiala, y quizás maestra.
    Creía sinceramente el bueno de Horacio que aquel era el amor de toda su vida, que ninguna otra mujer podría agradarle ya, ni sustituir en su corazón a la exaltada y donosa Tristana; y se complacía en suponer que el tiempo iría templando en ella la fiebre de ideación, pues para esposa o querida perpetua tal flujo de pensar temerario le parecía excesivo. Esperaba que su constante cariño y la acción del tiempo rebajarían un poco la talla imaginativa y razonante de su ídolo, haciéndola más mujer, más doméstica, más corriente y útil.
    […]
    Esto pensaba, mas no lo decía. Una noche que juntos charlaban, mirando la puesta del sol y saboreando la dulcísima melancolía de una tarde brumosa, se asustó Díaz de oírla expresarse en estos términos: «Es muy particular lo que me pasa: aprendo fácilmente las cosas difíciles; me apropio las ideas y las reglas de un arte… hasta de una ciencia, si me apuras; pero no puedo enterarme de las menudencias prácticas de la vida. Siempre que compro algo, me engañan; no sé apreciar el valor de las cosas; no tengo ninguna idea de gobierno, ni de orden, y si Saturna no se entendiera con todo en mi casa, aquello sería una leonera. Es indudable que cada cual sirve para una cosa; yo podré servir para muchas, pero para esa está visto que no valgo. Me parezco a los hombres en que ignoro lo que cuesta una arroba de patatas y un quintal de carbón. Me lo ha dicho Saturna mil veces, y por un oído me entra y por otro me sale. ¿Habré nacido para gran señora? Puede que sí. Como quiera que sea, me conviene aplicarme, aprender todo eso, y, sin perjuicio de poseer un arte, he de saber criar gallinas y remendar la ropa. En casa trabajo mucho, pero sin iniciativa. Soy pincha de Saturna, la ayudo, barro, limpio y fregoteo, eso sí; pero ¡desdichada casa si yo mandara en ella! Necesito aprenderlo, ¿verdad? […].
    Respondiole el pintor que no se apurara por adquirir el saber doméstico, pues fácilmente se lo enseñaría la práctica. «Eres una niña -agregó-, con muchísimo talento y grandes disposiciones. Te falta sólo el pormenor, el conocimiento menudo que dan la independencia y la necesidad».
    -Un recelo tengo -dijo Tristana, echándole al cuello los brazos-: que dejes de quererme por no saber yo lo que se puede comprar con un duro… porque temas que te convierta la casa en una escuela de danzantes. La verdad es que si pinto como tú o descubro otra profesión en que pueda lucir y trabajar con fe, ¿cómo nos vamos a arreglar, hijo de mi vida? Es cosa que espanta.
    Expresó su confusión de una manera tan graciosa, que Horacio no pudo menos de soltar la risa.
    «No te apures, hija. Ya veremos. Me pondré yo las faldas. ¡Qué remedio hay!».
    -No, no -dijo Tristana, alzando un dedito y marcando con él las expresiones de un modo muy salado- Si encuentro mi manera de vivir, viviré sola. ¡Viva la independencia!… sin perjuicio de amarte y de ser siempre tuya. Yo me entiendo: tengo acá mis ideítas. Nada de matrimonio, para no andar a la greña por aquello de quién tiene las faldas y quién no. Creo que has de quererme menos si me haces tu esclava; creo que te querré poco si te meto en un puño. Libertad honrada es mi tema… o si quieres, mi dogma. Ya sé que es difícil, muy difícil, porque la sociedaz, como dice Saturna… No acabo de entenderlo… Pero yo me lanzo al ensayo… ¿Que fracaso? Bueno. Y si no fracaso, hijito, si me salgo con la mía, ¿qué dirás tú? ¡Ay!, has de verme en mi casita, sola, queriéndote mucho, eso sí, y trabajando, trabajando en mi arte para ganarme el pan; tú en la tuya, juntos a ratos, separados muchas horas, porque… ya ves, eso de estar siempre juntos, siempre juntos, noche y día, es así, un poco…
    -¡Qué graciosa eres y re-cuantísimo te quiero! No paso por estar separado de ti parte del día. Seremos dos en uno, los hermanos siameses; y si quieres hacer el marimacho, anda con Dios… Pero ahora se me ocurre una grave dificultad. ¿Te la digo?
    -Sí, hombre, dila.
    -No, no quiero. Es pronto.
    -¿Cómo pronto? Dímela, o te arranco una oreja.
    -Pues yo… ¿Te acuerdas de lo que hablábamos anoche?
    -Chi.
    -Que no te acuerdas.
    -Que sí, bobillo. ¡Tengo yo una memoria…! Me dijiste que para completar la ilusión de tu vida deseabas…
    -Dilo.
    -No, dilo tú.
    -Deseaba tener un chiquillín.
    -¡Ay! No, no; le querría yo tanto, que me moriría de pena si me le quitaba Dios. Porque se mueren todos (con exaltación). ¿No ves pasar continuamente los carros fúnebres con las cajitas blancas? ¡Me da una tristeza!… Ni sé para qué permite Dios que vengan al mundo, si tan pronto se los ha de llevar… No, no; niño nacido es niño muerto… y el nuestro se moriría también. Más vale que no lo tengamos. Di que no.
    -Digo que sí. Déjalo, tonta. ¿Y por qué se ha de morir? Supón que vive… y aquí entra el problema. Puesto que hemos de vivir separados, cada uno en su casa, independiente yo, libre y honrada tú, cada cual en su hogar honradísimo y librísimo… digo, libérrimo, ¿en cuál de los hogares vivirá el angelito?
    Tristana se quedó absorta, mirando las rayas del entarimado. No se esperaba la temida proposición, y al pronto no encontró manera de resolverla. De súbito, congestionado su pensamiento con un mundo de ideas que en tropel la asaltaron, echose a reír, bien segura de poseer la verdad, y la expresó en esta forma:
    «Toma, pues conmigo, conmigo… ¿Qué duda puede haber? Si es mío, mío, ¿con quién ha de estar?».
    -Pero como será mío también, como será de los dos…
    […]
    -Tuyo, sí; pero… fíjate bien… quiero decir que eso de tuyo no es tan claro, en la generalidad de los casos. Luego, la Naturaleza me da más derechos que a ti… Y se llamará como yo, con mi apellido nada más. ¿Para qué tanto ringorrango?
    -Tristana, ¿qué dices? (incomodándose).
    -Pero qué, ¿te enojas? Hijo, si tú tienes la culpa. ¿Para qué me…? No, por Dios, no te enfades. Me vuelvo atrás, me desdigo…
    […]
    «¡Vaya, que reñir por una cosa tan remota, por lo que quizá no suceda! Perdóname. No puedo remediarlo. Me salen ideas como me podrían salir granos en la cara. Yo, ¿qué culpa tengo? Cuando menos se piensa, pienso cosas que no debe una pensar…»

  2. Elena Poniatowska, «El limbo» 
  3. Diamela Eltit, «Diez noches de Francisca Lombarda» 
  4. Mujeres indígenas, performance «Una mujer desesperada».

Esta vez sí queremos pediros que, si es posible, leáis los textos antes de la sesión. Así podremos aprovechar más el debate y profundizar en su sentido.

Nos vemos el lunes 7, a las 19:00hs, en el Espacio de Encuentro Feminista.

Quinta sesión: raperas + activistas = raptivistas feministas latinoamericanas

thumbnail-1-e1524044403774.jpegEn la sesión del lunes pasado Lise Segas nos acercó al mundo de dos FemCees (en oposición a “MC”, Master of ceremonies, apelativo utilizado tradicionalmente por los raperos hombres) latinoamericanas: Rebeca Lane y Mare (fundadora del grupo Advertencia Lírika). Asistimos al recorrido de estas dos raptivistas que han logrado imponer su voz en un mundo androcéntrico y racista, la cultura del hip hop, que llegó a América Latina en los años 80 y hoy en día se fusiona con otros ritmos musicales como la cumbia.

Precisamente lo que estas raptivistas reivindican con su música es un feminismo decolonial, la puesta en valor de la tradición oral indígena, el mestizaje musical con otras tradiciones autóctonas y, por supuesto, la resignificación de la cultura del hip hop, mediante la integración de todos estos elementos. Lise Segas terminó su panorama hablándonos de colectivas como Somos guerreras (en Centroamérica), Batallones femeninos y Mujeres trabajando (en México), que se juntan para crear colectivamente y ganar así visibilidad, autoproducirse mediante crowfundings, crear espacios de confianza y empoderamiento, tejer redes y funcionar como modelos para otras chicas jóvenes que necesiten ejemplos.

thumbnailEn la segunda mitad de la sesión hicimos un taller de creación para componer un tema de rap todas juntas. Gracias a las chicas de Ashabá, que trajeron sus instrumentos de percusión, tuvimos un ritmo de fondo sobre el que apoyarnos y creamos una letra entre todas. Esta dinámica nos ayudó a comprender la importancia de exponer el cuerpo y la voz, de encarnarlo al momento de subirse al escenario, y de cómo esto crea a la vez inseguridad, pero contiene un gran potencial de empoderamiento.