Reveladas. Mujeres en la Escuela Oficial de Cinematografía (1952-1966)

Compartimos aquí este texto de la compañera Sonia García López sobre un ciclo programado por ella para la Mostra de Films de Dones y Filmoteca Española sobre las alumnas de dirección de la Escuela Oficial de Cine. En Madrid, habrá una proyección el próximo 28 de noviembre en el Cine Doré, aquí pueden ver la programación.

***

Este ciclo es una invitación a explorar la contribución de las mujeres a la cultura cinematográfica durante la dictadura franquista desde un prisma poco habitual: el de los ejercicios de escuela. Las dos sesiones que componen el programa recogen la producción cinematográfica de las alumnas de Dirección de la Escuela Oficial de Cinematografía (EOC) entre 1952 y 1966. Durante el ciclo de vida de la Escuela, entre 1947 y 1976, doce mujeres aspiraron a graduarse en aquella especialidad con distinta fortuna: en tres décadas, únicamente dos consiguieron el título, ya en los últimos años: Cecilia Bartolomé y Josefina Molina, mientras que Pilar Miró se graduó en la especialidad de Guion. Las demás terminaron cursando otras especialidades o abandonando la Escuela, en muchos casos después de haber pasado más de cinco años en ella y agotar todas las posibilidades de renovar matrícula. Sus recorridos vitales esconden historias de amor por el cine y perseverancia. Dado que la mayor parte de ellas “fracasaron” en su intento de completar los estudios de Dirección y quedaron fuera de la industria del cine, la mayor parte de sus nombres se encuentran ausentes de libros, enciclopedias e historias de la EOC.

En su ensayo El arte queer del fracaso (Egales, 2018), Jack Halberstam aventura que los criterios que definen el éxito en las sociedades capitalistas han sido fijados históricamente por una élite social, cultural y económica de hombres blancos con una orientación heteronormativa de las relaciones entre los sexos. Llevada esta idea a la historia del cine, podemos pensar que esta se construye como el resultado de una sucesión de logros tecnológicos y artísticos desempeñados por individuos excepcionales. Pero esos logros, las grandes películas de la historia del cine, se adaptan a unos parámetros concretos: películas de largometraje, rodadas en soportes considerados profesionales (35mm, HD, etc.), con distribución comercial y aceptación en espacios institucionales como academias o festivales de cine. Todo lo que no se adapta a esos parámetros queda irremediablemente excluido del canon, por lo que quienes se encuentran en los márgenes de la industria, del espacio público, de las instituciones o de la academia pasan a engrosar las páginas de –las palabras son de Halberstam– “una historia escondida del pesimismo en una cultura de optimismo”.

Los cortometrajes realizados por mujeres en la EOC, productos en ocasiones imperfectos de un proceso de aprendizaje, a veces inacabados, y que en la mayor parte de los casos no vienen respaldados por la consolidación de una carrera posterior, nos invitan a pensar en la potencia crítica de aquellos ejercicios. ¿Qué impulsó a aquellas mujeres a estudiar, a estudiar cine, y a escoger una especialidad como Dirección en un contexto abiertamente hostil como lo fue la España de Franco? ¿Cómo fueron sus experiencias en la Escuela? ¿Con qué dificultades se encontraron? ¿Por qué suspendieron? ¿Por qué perseveraron? y, finalmente, ¿cómo podemos leer su fracaso? son preguntas que nos cautivan. Al margen de cualquier consideración factual, una cosa es segura: los trabajos que realizaron las alumnas de dirección de la EOC nos hablan de sus maneras de entender el cine y de ver el mundo y constituyen valiosos vestigios de la aportación de las mujeres a la cultura cinematográfica de la época. En su conjunto, estos ejercicios realizados por las alumnas de la EOC revelan una parte de la historia (del cine) de las mujeres en España al tiempo que se rebelan contra las historias que siempre nos contaron.

Sonia García López

Segunda asamblea. Octubre 2019

thumbnail

El pasado lunes 28 de octubre tuvimos nuestra segunda asamblea para preparar el III Ciclo Cultura y Feminismos. Contradicciones y resistencias. Comenzamos reflexionando sobre estos dos conceptos que vertebrarán la temporada a partir de lecturas y/o experiencias personales sobre los temas. En la conversación se plantearon algunas cuestiones e ideas que luego se verían reflejadas en las propuestas de sesiones:

Resistencias

-Mostramos interés por indagar en las resistencias a los movimientos reactivos frente a los logros feministas tanto en el presente como en en la Historia.

-Desde el punto de vista de la sexualidad y el pensamiento amoroso, nos preguntamos cómo se articulan las resistencias a la configuración hegemónica de la identidad sexual. En este sentido, nos interesaba estudiar las identidades no normativas como un acto de resistencia a dicha hegemonía.

-Teniendo en cuenta el diseño patriarcal de las ciudades que habitamos, discutimos cómo transitar estos espacios es para las mujeres un acto constante de resistencia.

-Tratamos la elección de la no maternidad como una resistencia de las mujeres a la visión patriarcal que nos define como mujeres particularmente por el hecho de ser madres. En esta línea también discutimos sobre nuestras resistencias al rol social de cuidadoras que nos ha impuesto el sistema patriarcal.

-Finalmente, hablamos sobre cómo los colectivos con diversas discapacidades se resisten a su infantilización y a los abusos físicos por parte del sistema patriarcal y capacitista.

Contradicciones 

-Al preguntarnos nuestra posición ante el privilegio, nos damos cuenta de que las contradicciones son múltiples en cuanto que aplicamos la metodología inteseccional.

-Pensamos sobre las contradicciones y los conflictos derivados de ellas que tienen los feminismos en su fuero interno y también en su desarrollo social.

-Nos interesa estudiar la absorción del feminismo como producto cultural y cómo nosotras entramos (o no) a formar parte de ello. La contradicción estaría en el segundo caso.

-Se hizo referencia a las contradicciones con el cuerpo, cómo estas surgen, por ejemplo,  cuando queremos formar parte de los cánones de belleza.

-También de las contradicciones que surgen desde el amor y muy especialmente desde el poliamor como una respuesta al amor romántico.

-Finalmente, volvimos a tratar el tema de la discapacidad desde la contradicción de aceptar la infantilización como algo natural aun sabiendo que es un acto social y dañino.

La suma de este diálogo fluido entre todas y algunas ideas previas que ya traíamos de casa dieron como resultado estas propuestas de sesiones:

1-Prostitución. Se propuso una sesión sobre el tema a partir de la novela La casa del sano placer (1989), de la novelista ecuatoriana Alicia Yáñez Cossío.

2-Amor romántico. Sesión con Brigitte Vasallo a propósito de Terror poliamoroso (2019).

3-Ciudad. Proyección del documental Citizen Jane y paseo por la ciudad con colectivo La Liminal.

4-Maternidad. Sesión a partir de los libros de Silvia Nanclares y Carolina León, autora de Trincheras permanentes.

5-Diversidad. Sesión a partir de Lectura fácil (Cristina Morales) y Psicología de la ceguera (Alberto Rosa y Esperanza Ochaíta, comps.).

6-Movimientos reactivos frente a los logros del feminismo. El caso Alcasser desde la perspectiva de Nerea Barjola y su Microfísica sexista del poder.

7-Historia y novela. Sesión sobre resistencias en la narrativa española escrita por mujeres durante la Dictadura de Franco. Coordina: Cristina Somolinos (UAH).

8-Poesía. Debate-recital en torno al libro Insumisas (Alberto García Teresa, ed.). Intentaremos que venga el editor y algunas de las poetas del libro, entre ellas Ángela Martínez Fernández (UV).

9-Series. Surge la idea de ver una serie corta de manera individual y dedicar una sesión a comentarla desde el punto de vista de las contradicciones y resistencias. Unbelivable (Creedme) es el título que se sugiere.

10-Diversidad sexual. Se propone invitar a Lucas Platero a que coordine una sesión sobre el tema.

11-Historia de las mujeres. Estudio de las contradicciones y resistencias en el teatro a partir de dos obras de teatro de la compañía A Tiro Hecho, La Sección y Les Solidàries.

Aparte de todo esto, se pide ayuda con la imagen del cartel. Buscamos ideas que respondan a nuestro imaginario sobre la contradicción y las resistencias desde una perspectiva feminista.

Violencia político sexual: herramienta de represión del Estado frente a nuestros cuerpos insumisos

Por nuestros vínculos con Chile, llevamos en conexión directa con Santiago desde los primeros días de las protestas. Son muchas las emociones y las ilusiones pero también son muchas las violencias que el Estado ejerce contra su pueblo. Y, como es habitual, sobre las mujeres y disidencias sexuales se registran unas violencias específicas resultado del ensañamiento patriarcal. Por ello, compartimos este texto de nuestra hermana Patricia Artés Ibáñez, activista, directora e investigadora teatral feminista, junto con la campaña de denuncia de la violencia política sexual que el colectivo Memorias de Rebeldías Feministas está llevando a cabo en estos días.

En tiempos de violencia de Estado, los cuerpos de las mujeres son un territorio a invadir. La militarización del país exacerba la virilidad como característica del varón-solado. Así, la violación y el abuso sexual de mujeres, niñes y disidencias sexuales se convierten en arma de guerra, y nuestros cuerpos en un campo de batalla.

Esta política de Estado ha sido continua a lo largo de nuestra historia, y se intensifica en periodos de violencia política explicita.

Durante la dictadura cívico militar, fue una estrategia para castigar a las mujeres que luchaban, militaban, que pensaban y construían el mundo.  Era una forma de castigar a quienes se salían de la heteronorma que dicta lo que significa ser mujer: madre, esposa abnegada, relegada al espacio doméstico y de la familia.

La violencia represiva que hoy vivimos mujeres y disidencias sexuales durante las manifestaciones y en la detenciones, no son más que el fiel reflejo de la impunidad de quienes abusaron de nosotras en dictadura.

Su no tipificación como crimen específico de género, y el vacío de los relatos de la memoria que todavía se diluyen en la tortura en general; y peor aún, la señalan como un daño colateral, normalizan la violencia patriarcal en contra de mujeres y disidencias.

Hoy, numerosas son las denuncias de violaciones y abusos sexuales a cuerpos de mujeres y disidencias sexuales, dejando en evidencia que la tortura sexual es una herramienta de la política represiva del Estado, y no un arranque individual de algún policía, militar o civil desbordado.

Ante esto debemos estar alerta. Nuestras cuerpas son un territorio a invadir para el patriarcado, y en el actual contexto la violencia político sexual se está intensificando.

Les molesta que seamos mujeres y cuerpos disidentes rebeldes e insumisos, y nos quieren castigar de la manera que piensan que nos anulan: apropiándose de nuestras cuerpas hasta deshumanizarnos. Nosotras no lo vamos a permitir

No nos cuidan, NOS VIOLAN!

No les tenemos miedo!

No somos su botín de guerra!

No vamos a dejar que nos arrebaten nuestros sueños!

Estamos juntas, y juntas vamos a resistir!

Compartimos también la campaña de visibilización de Memorias de Rebeldías Feministas a propósito de la práctica de la violencia política sexual por parte de Estado

MEMORIAS DE REBELDÍAS FEMINISTAS

CAMPAÑA DE VISIBILIZACIÓN, CONTENCIÓN Y DENUNCIA SOBRE VIOLENCIA POLÍTICA SEXUAL EJERCIDA SOBRE LAS MUJERES Y DISIDENCIAS SEXUALES POR PARTE DE AGENTES DEL ESTADO DURANTE LA REVUELTA SOCIAL

Informamos cómo se expresa este tipo de violencia, quienes la ejercen, por qué lo hacen contra mujeres y disidencias y cómo son correlato del despliegue del terrorismo de estado en dictadura y en la actualidad. Para eso hemos sacado, el material que exponemos en la foto, el cual está listo para ser reproducido, pegado, difundido por redes sociales. TODAS JUNTAS, PORQUE SOMOS MÁS, desarrollando esta campaña!

Llamamos a estar informadas, a denunciar, pero también a generar un acompañamiento seguro y feminista, desplegado en todo el país, considerando y respetando las diferentes experiencias de las mujeres violentadas, entre éstas, el miedo y con ello la inhibición de relatar el hecho.

Este tipo de violencia que hoy sufrimos las mujeres, disidencias y estudiantes durante las detenciones en las manifestaciones, no son más que el fiel reflejo de la impunidad de la violencia política sexual o tortura sexual que fue ejercida sobre nosotras durante la dictadura.

La obligación de desnudarse durante la detención, agresiones verbales con connotaciones sexuales, amenazas de violaciones, tocaciones y manoseos, la orden de realizar labores asociadas al género femenino (limpiar, cocinar, etcétera), son algunas de estas expresiones, que tienen como objeto específico de ejercicio, el cuerpo de las mujeres y disidencias sexuales como territorio político a dominar.

El objetivo de esta campaña informativa es no naturalizar este tipo de prácticas y el manto de impunidad con la que está relacionado, así como darle la connotación social y jurídica que esta debe tener: un delito.

Coordinaremos instancias de acompañamiento para quienes denuncien este tipo de hechos, con un despliegue territorial a nivel nacional. Para ello, hemos habilitado un correo electrónico (vps_pluri@zohomail.com) en un servidor seguro para canalizar estas denuncias y generar acompañamiento en período de crisis, en el caso de las mujeres que lo requieran, proceso que se desarrollará en conjunto a los observadores de DD.HH de Casa Memoria de José Domingo Cañas.

Finalmente, manifestamos nuestro derecho inalienable a la protesta y repudiamos este tipo de acciones que buscan castigar e inhibir el despliegue de las mujeres en el espacio público, particularmente en este caso, en la protesta social. Asimismo, insistimos en poner el acento en el carácter anticapitalista, antipatriarcal, antiracista, anticolonialista y anticarcelario de la movilización, necesitamos un cambio estructural y profundo de las relaciones sociales de producción y reproducción de la vida.

El feminismo debe transversalizar todas las luchas sociales.

¡¡¡VIOLENCIA POLITICA SEXUAL ES TERRORISMO ESTATAL!!!

¡¡¡NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS, NO NOS RECONCILIAMOS!!!

¡¡¡ARRIBA LAS QUE LUCHAN!!!