Del cuerpo de la escritora al cuerpo disecado de la protagonista: sobre una poética de lo obsceno

El próximo lunes, día 20, cerramos nuestro II Ciclo Cultura y Feminismos, “Cuerpo.s que recuerda.n”, en el Espacio de Encuentro Feminista (c/Ribera de Curtidores, 2, 1ª planta) a las 19h. En esta ocasión nos dedicaremos a la literatura actual escrita por mujeres con la profesora Isabelle Touton. Contaremos también con la presencia de la escritora Natalia Carrero.

A partir de un pequeño análisis del lugar que ocupan las escritoras en el campo literario en España y de la recepción crítica de ciertos temas y tonos vinculados con la intimidad y el cuerpo de las mujeres, veremos cómo muchas escritoras deciden, en su narrativa, a la vez reivindicar la necesidad de explorar ficticiamente la manera como lo privado es político, y hacerlo según una poética de la obscenidad y de la crueldad (ni eufemística ni sentimental). Me inspiraré en el libro Intrusas. Veinte entrevistas con mujeres escritoras (Institución Fernando el Católico, 2018). Recomiendo la lectura de El último patriarca de Najat El Hachmi (2008) y Los que miran de Remedios Zafra (2016).

En este enlace podéis descargaros algunos de los textos que se comentarán en la sesión.

foto ToutonIsabelle Touton es profesora titular en la Universidad Bordeaux-Montaigne. Sus trabajos se centran en el campo literario español, en la narrativa y el cómic actuales, en el feminismo y los movimientos sociales post 15M.

Novena sesión: superheroínas

En esta nueva sesión de la Universidad Feminista hemos contado con Elisa McCausland, periodista e investigadora especializada en cultura popular y autora del libro Wonder woman: el feminismo como super poder. En un primer momento, McCausland nos preguntó sobre nuestra relación con el cómic y la novela gráfica, y pudimos conversar un poco sobre nuestro acercamiento al género.

thumbnail-e1557938229443.jpeg

Después, Elisa hizo un repaso de las diferentes encarnaciones de superheroínas en el mundo del cómic, desde las primeras representaciones como Fantomah o Wonder Woman hasta títulos más contemporáneos como Glory o Promethea. Se habló de la simbología de Wonder Woman y del arquetipo de superheroína, señalando las diferencias del viaje del héroe (que se enmarcaría más dentro del sistema) con el viaje de la heroína (tendente a romper el sistema establecido). Además, se hizo un repaso de distintas villanas del mundo del cómic y cómo estas utilizan el poder.

Por último, Elisa repartió cómics de creadoras españolas y latinoamericanas para que pudiéramos ver iniciativas que se estaban llevando a cabo actualmente.

Superheroínas para el siglo XXI, con Elisa McCausland

El próximo lunes 13 de mayo continuamos con nuestro II Ciclo Cultura y Feminismos, “Cuerpo.s que recuerda.n”, en el Espacio de Encuentro Feminista (c/Ribera de Curtidores, 2, 1ª planta) a las 19h.

La sesión será coordinada por Elisa McCausland y consistirá en  un repaso por la historia reciente, y no tan reciente, del arquetipo de la superheroína como feminista. También se abordarán las iniciativas colectivas de compañeras de dentro y fuera del Estado español en lo que respecta al cómic, la ilustración y la reivindicación feminista. Al final se realizará un coloquio sobre lecturas y representaciones de superheroínas en el audiovisual.

WW_Feminismo_Superpoder

Elisa McCausland es periodista, crítica e investigadora especializada en cultura popular. Autora de Wonder Woman: El feminismo como superpoder (errata naturae, 2017). Ha reflexionado sobre cultura, imagen y feminismos tanto en espacios radiofónicos como en ensayos críticos y prensa escrita. Promotora del Colectivo de Autoras de Cómic y miembro de la Asociación de Críticos y Divulgadores de Cómic. Comisaria de la exposición ‘Presentes: Autoras de tebeo de ayer y hoy’.

Octava sesión: persecución de las brujas en la Edad Moderna

El pasado lunes tuvo lugar nuestra octava sesión del ciclo a cargo de María Jesús Zamora. En ella aprendimos y profundizamos sobre la situación social de las brujas en la Castilla de los siglos XV a XVII. Partimos del imaginario estándar de las brujas europeas como seres oscuros para insertarlas en su contexto continental donde el fenómeno se encontraba entonces muy extendido. Para entender su persecución, María Jesús nos remitió al Malleus maleficarum de Kramer y Spengler, un auténtico manual de la época utilizado por la Inquisición para su caza.

Las brujas en general respondían al perfil de mujeres viudas de mediana edad, a las que ya les había llegado la menopausia, ubicadas en un entorno rural (de ahí su amplio conocimiento de la medicina natural), que se reunían en grupos y se relacionaban estrechamente con la naturaleza. Su situación de viudedad y menopausia las hacía doblemente marginales, puesto que por un lado carecían de la protección de un varón (uno de los puntales del pacto social de género de la época) y, por otro, ya no cumplían la función social propia de su género: parir y continuar el linaje masculino. Al mismo tiempo, esta situación les dota de un grado de libertad envidiado y condenado a la vez, hace que se las conciban como seres atractivos, pero a la vez desconocidos, oscuros y que crean recelo entre la sociedad. Su amenaza social responde más a un imaginario que a una realidad, como se demuestra del modo de su procesamiento: cuando a una bruja se la juzgaba, importaba que desapareciera su identidad más que su cuerpo. Y en este imaginario, de gran aceptación en las clases bajas, se ubica su persecución.

En Castilla las acusaciones por brujería presentaban tres causas:

*Por motivos sexuales: mujeres que se dedicaban a iniciar a los jóvenes sexualmente.
*Por motivos intelectuales: mujeres de clase alta que se reunían para debatir y discutir sobre teología, filosofía y otras materias normalmente propiedad de los hombres.
*Por infanticidios de niños de 0 a 3 años: a partir del caso de Catalina Mateo, vecina de cincuenta años de El Casar, profundizamos en esta modalidad de persecución, una de las mayores causas de procesamiento de las brujas en la zona. Estos infanticidios se relacionan con una situación social de crisis producidas por las epidemias, migraciones del campo a la ciudad, etc., y surgía como un método de control social para las familias pobres y numerosas que no podían en realidad hacerse cargo de los hijos. En su desarrollo el alcohol también desempeñaba un importante papel, ya que estos asesinatos respondían a que muchas veces padres y madres totalmente ebrixs se quedaban dormidxs junto a lxs hijxs y lxs acababan aplastando en algún momento de la noche. Al día siguiente, se exculpaban alegando que había sido obra de brujería. Las acusadas de brujas, para evitar las torturas, reconocían como suyos los crímenes mientras la Iglesia por su parte perdonaba a lxs verdaderxs culpables con una simple confesión. Los infanticidios cometidos por las madres respondían en ocasiones a una venganza frente a sus maltratadores, lo que demuestra cómo tras este circo social reside el entramado de todo un sistema patriarcal que concibe a las mujeres únicamente como seres destinados a la procreación, atrapadas en unos roles de género inamovibles.

IMG-20190508-WA0001